opinión/recomendaciones

“En los reinos de taifa” / Juan Goytisolo

65218779_2339734802951990_7209766372056760320_n

 

Hace varios meses que me he dedicado a leer todo lo que he podido conseguir de Juan Goytisolo. No es un autor fácil: a la mitad de su carrera eligió hacer una literatura experimental que desafiara al lector tanto formal como argumentalmente, que lo obligara a trepar al elevado árbol de sus palabras para poder acceder así a la belleza compleja que propone.

En los reinos de taifa (1986) es quizá uno de sus libros más asequibles, pero no por ello menos rico e importante. Esta, la segunda parte de sus memorias, es un canto a la libertad. Primero, la libertad política: Goytisolo narra cómo, en el momento en que la Revolución cubana era un dogma de fe entre los intelectuales, se desengañó de ella cuando se dio cuenta de que aquel movimiento aparentemente liberador no era sino una continuación tropical de la burocracia y la represión estalinista, aquella que decapitaba cualquier opinión disidente y que prohibía cualquier obra que no entonara las alabanzas al líder incontestable. Esa negativa le costó enemistades y ataques infames: es decir, el viejo e inevitable precio de la verdad y de estar en paz con uno mismo.

Segundo, la libertad sexual: Goytisolo se reconoce en estas páginas como homosexual e incluye la hermosa carta que le dirigió a su esposa, la inteligentísima Monique Lange, confesando sus verdaderas pulsiones con una honestidad luminosa y una extraña sensibilidad que me ha conmovido profundamente. Goytisolo le reconoce su amor, quizá no en el plano físico, pero sí en todos los otros; acepta cualquier consecuencia que su confesión acarree, pero mantiene su fidelidad hacia ella. “Sé que destruyo mi dicha de estar junto a ti y la tuya de estar junto a mí, que siento tan fuerte. He comenzado la carta muchas veces con el ánimo encogido. Hago preces por que no la tomes por una ruptura, aunque no puedo hacer nada contra esta”. Lange acepta esta forma de amor y morirá, en 1996, junto a Juan, no sin antes casarse por civil con él en 1978.

En los reinos de taifa es un libro bello y poderoso. Un libro con riesgos de verdad (algo que falta tanto entre nosotros) y que no miente nunca, aunque lo que deba reconocerse sea angustiante y terrible. Eso es lo que lo hace tan atrayente y formidable. Cuando lo terminé de leer, me sentí más fuerte y más limpio. Como si Goytisolo me hubiera dado una lección literaria y moral de esas que uno asume agradecido. Léanlo. Lo agradecerán.

 

José Carlos Yrigoyen

 

 

Texto tomado de la cuenta Facebook de JCY. Con autorización del autor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s