opinión

Pavese: El oficio del suicida

frases-de-cesare-pavese-y-la-belleza-del-sufrimiento

Cesare Pavese

 

Tanto Libro del desasosiego como El oficio de vivir son cartografías, manuales, biografías de un suicidio. Y aunque subtextualmente también sirvan para otras cosas (como entender la construcción poética de un autor, por ejemplo), la función esencial de estos libros muchas veces es llevar a cabo un suicidio. De hecho, ha dicho Stendhal (famoso diarista) que “un diario es siempre una especie de suicidio que avanza como un caballo desbocado”. Estas menciones podrían explicar la técnica que sostiene la escritura de estos dos textos, en especial el de Pavese, en donde a menudo el autor se desdobla, habla de sí mismo en segunda persona y trata de convencer a su “otro” yo a matarse de una vez y para siempre. Precisamente ahí está la clave que deriva esa suerte de manual del perfecto suicida que ha poblado la literatura occidental. Extraña química que necesita del dolor y la muerte para purificar el lenguaje, es decir, el alma del escritor. No es por nada, pero Pavese se presenta como uno de los mártires de esa superstición con fuertes reminiscencias bíblicas: el deceso del cuerpo como salvación espiritual. En cada apunte de sus diarios, se nota la tensión que trenza la muerte y la escritura como soporte principal de su arquitectura narrativa. De modo que la lectura de este diario, como en el caso de Pessoa, asegura el único recuerdo posible de Pavese y de toda su literatura.

J. J. Maldonado

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s