cine / series/entrevistas/recomendaciones/Rescate

Dennis Hopper en Lima: “Somos animales con instintos de manada”

Dennis Hopper vino a Lima por unos días procedente del Cuzco, donde se encuentra ultimando los preparativos para iniciar el rodaje de su último filme “The last movie” (“La última película”), en el pueblo de Chincheros, Cuzco. Conversamos con él en el Bar Colonial del Hotel Bolívar, tanto sobre “Easy Rider” (“Busco mi destino”) como sobre “The last movie”. Dennis Hopper es el prototipo del antinorteamericano; sencillo, sin afectaciones y sobre todo con una honestidad que le brilla en los ojos. No tiene más de 35 años supongo, aunque aparenta menos.

El impacto causado por “Easy Rider” en Estados Unidos, se sumó a los múltiples síntomas de rechazo que en la última década se está gestando entre los norteamericanos hacia su forma de vida, su sociedad, y sus métodos violentos de represión. Dennis Hopper expone su punto de vista como cineasta e “Easy Rider” es el alegato de un hombre que da la voz de alarma sobre el gran cambio que se avecina.

La entrevista fue sorpresiva, pues Dennis Hopper no esperaba la aparición de ningún periodista. Con la ayuda de Daniel Camino D.C. en la traducción, pude efectuar las siguientes preguntas:

Detrás de un filme, siempre hay un motor que impulsa al realizador a mostrar o demostrar algo. ¿Cuál es la intención que trata de sugerir a través de “Busco mi destino”?

Expresar mi punto de vista sobre mi sociedad, la sociedad norteamericana. Lincoln dijo: “No habrá poder extraño que pueda ser lo suficientemente fuerte para apoderarse o destruir a los Estados Unidos”; y esta creencia de poder, de fuerza suprema, conducirá al caos y causará una guerra interna cuya consecuencia será la caída del país y su sistema. Creo que eso es lo que está ocurriendo. En “Easy Rider” logré expresar lo que quería gracias a que tuve el control absoluto sobre la película. Al primer corte quedó en 4, luego el montaje de corrección le dio el tiempo definitivo.

Por: Ronald Portocarrero

 

¿Es “Easy Rider” una defensa de la libertad del individuo?

No creo en la libertad individual. Somos animales con instintos de manada. Nos necesitamos mutuamente. Ello no significa que carezcamos de opinión individual, pero si se pierde de vista al grupo quedaremos irremisiblemente solos predicando en la montaña.

El asesinato anónimo del abogado muestra la intolerancia de una sociedad que se vale de manos oscuras para cometer sus crímenes impunemente, pero Ud. lo expone como un antagonismo entre dos grupos humanos, ¿cuál es su ubicación frente a ellos?

En los últimos tiempos está ocurriendo un gran cambio entre país y país. Ocurre igualmente dentro de un mismo país. En los Estados Unidos, tal cambio se dirige contra lo que considero un estado paranoico peligroso tanto para el individuo como para los grupos. En las ciudades grandes, el instinto de supervivencia nos hace aprender a vivir con otras personas a pesar de las diferencias que las separan. Eso es lo que ha ocurrido conmigo.

Una de las mejores secuencias de “Easy Rider” es la del refugio hippie. ¿Ud. los conoce personalmente o ha vivido con ellos?

Yo fui uno de los fundadores del movimiento hippie. Queríamos fundar una sociedad del amor, pero uno nunca sabe lo que hace una comunidad, un grupo, una familia. Queríamos preguntar a los que venían con la mano sobre el corazón: “¿Quién te manda?” Pero uno nunca sabe. Algo de esto ocurrió con el terrible asesinato de Sharon Tate. Cuando se inició el movimiento se formaron grupos de amor de 40 mil hippies en San Francisco. Allen Ginsberg y Timothy Leary los vestían con los desechos que dejaban los soldados que regresaban de Vietnam y los alimentaban con los desperdicios que quedaban de los restaurantes. Siempre había pan y sopa. Fumaban marihuana y tomaban LSD. De repente los “mafiosos” vinieron a hacer negocio de los hippies. Les daban heroína y las drogas de la inyección de las agujas. Así, esta gente joven, buena, perdió el sentido que los movía inicialmente y se convirtieron en algo así como prisioneros salidos de un campo de concentración nazi. Ahora parecen habitantes de un cementerio. Los que tuvieron fuerzas se refugiaron en las montañas y se dedicaron a cultivar la tierra, cuidaban a los drogadictos y muchos se olvidaron de las drogas. Alguno de esos grupos cometió el asesinato de Sharon y sólo sirvió para que no los olvidaran. Es casi lo mismo que busca el “Poder negro”, con la diferencia que se unos se buscan a sí mismos y otros militan en la violencia. Casi toda la gente malograda del movimiento hippie está en la cárcel, muchos merecidamente, pero también la represión encarcela a muchos inocentes. La idea fundamental del movimiento hippie está basada en que la cultura científica actual puede alimentar, vestir y transportar a todo el mundo.

 

img-dennis-hopper-27_135403909114-1000x743

 

¿Has encontrado en el cine el medio correcto para expresarte?

Sí.

¿No se encuentra limitado en algún modo?

Sólo estoy limitado por mi propia ignorancia. Antes de hacer cine me preparé mucho. Ser director implica un conocimiento amplio y profundo sobre literatura, fotografía, actuación, dirección de arte, música, montaje, etc., y yo he hecho de todo.

¿Ha hecho teatro?

Sí. Bastante. He trabajado como actor en el Teatro Globo de San Diego, California. De Shakespeare hice “El mercader de Venecia”, interpretando a Lorenzo, el muchacho que se escapa con la hija de Shylock: hice “Otelo” en el papel de Montano y “Hamlet”, interpretando a Hamlet. Debuté en el teatro a los 13 años y trabajé en “Más barato por docenas”; “Canciones de navidad” de Dickens; “Harvey” sobre un hombre que habla con un conejo. Trabajé con Eartha Kitt en “La piel de nuestros dientes” de Thornton Wilder, haciendo el papel de Caín que mata a su hermano y se convierte en Hitler. Haciendo “Mandingo” con Franchon Tone en Broodway conocí a Broke Heyward, hija de Leland Heyward, el productor de “La novicia rebelde”, con quien estuve casado durante 8 años, pero hace dos que estamos divorciados.

¿Tiene hijos?

Sí, tengo una hija que se llama Marin.

¿No ha vuelto a hacer teatro?

Detesto el teatro. Es un espectáculo arcaico que estaba bien para la época isabelina. Prefiero el cine porque es el arte del siglo XX. Muchos de los actores que llegaron a Hollywood del teatro decían: “Esto es una mierda. Solo venimos aquí a hacer dinero, pero nuestro gran amor es el teatro”. Todos ellos se quedaron definitivamente en Hollywood y no volvieron al teatro, entre ellos Brando.

Respecto a “The last movie”, ¿por qué escogió Chincheros para hacer su filme?

Escribí el guion de “The last movie” en 1964 y quise que fuera i primera película. Pero surgieron dificultades para conseguir su financiación y han tenido que transcurrir 5 años antes de hacerla. La historia la escribí con Steward Stern, el libretista de “Rebelde sin causa” y “Rachel, Rachel”. Una compañía cinematográfica llega a un pueblo indígena para hacer una película “western” tipo John Wayne, con mucha acción y violencia. El hombre que se ocupa de cuidar los caballos, un “stuntman”, se queda en el pueblo una vez que se termina de rodar esa película, para esperar a otra compañía que vendría a usar los mismos decorados para filmar otra. Nadie llega y el hombre se queda aprisionado en una pesadilla que envuelve a todo el pueblo, que ha terminado por asimilar la violencia y comienzan a actuar como los personajes ficticios de la película. Incluso el cura del pueblo, que será interpretado por Tomas Millian, traslada todos sus implementos litúrgicos a una de las casas del set de filmación. El “stuntman” acabará devorado por la locura colectiva que se ha desatado.

¿Qué tratará de demostrar con esa asimilación de la violencia por parte del pueblo indígena?

Todo ello es simbólico de muchas cosas que siento como norteamericano. No comento lo que ocurre con el Perú. Comento la paranoia que Estados Unidos exporta a otros países. Es una locura que trata de matar a todos porque cree ver a un comunista detrás de cada persona. Es el daño que hace Estados Unidos en el extranjero, y la gente que hace estas cosas jamás comprende sus culpas. Creen que no están haciendo nada. Son básicamente cándidos pero no necesariamente inocentes.

¿Cuándo empieza el rodaje y qué actores intervendrán en la película?

Debo empezar entre fines de enero y primera semana de febrero. El reparto estelar está compuesto por Peter Fonda, la colombiana Estela García, Tomas Millian, John Philips Law, Ted Markland, Dean Stockwell, Russ Tamblyn, Chill Wills, yo mismo y una cantante peruana radicada desde los 7 años en California, Poupée Boucar. Es una chica muy guapa y que canta bien. Interpretará la canción “María sueños” de Chabuca Granda.

¿No contará con actores peruanos?

El reparto lo completarán 10 actores peruanos, además de muchos personajes secundarios, pero todavía no tengo los nombres definitivos.

 

 

Transcripción literal. Revista Oiga # 356. Enero de 1970.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s