opinión

Vigencia de las librerías

alberto-manguel-ebook-livre-numc3a9rique

Alberto Manguel

La mañana de hoy jueves 31 nos sorprende con una estupenda entrevista del escritor y crítico español Jorge Carrión al argentino Alberto Manguel (ver aquí).

Quienes conocemos la trayectoria de Manguel, dueño de títulos a la fecha imprescindibles como Una historia de la lectura y En el bosque del espejo, sabemos que su compromiso con el acto de leer es una pulsión no solo existencial, también anímica e intelectual.

Entre los conceptos interesantes que despliega en sus respuestas, nos llama la atención lo que declara sobre la situación de las librerías hoy en día, haciendo énfasis en la importancia de la figura del librero, a saber, en esa suerte de artesanía emocional que demanda el conocimiento del lugar de trabajo, y del mismo modo con el “material” que está a la venta. En otras palabras, el librero como lector, no solo como un mero vendedor.

No puede entusiasmarme más esta toma de posición, en especial en épocas que vienen poniendo las cosas en su lugar en cuanto a la “funcionalidad” de las librerías, no como puntos mercantiles, sino como destinos de encuentro entre lectores que comparten intereses intelectuales en común. Librerías con personalidad, eso.

Es precisamente esta llamada personalidad la que significa un carpetazo a las predicciones apocalípticas que aseguraban la desaparición de las librerías para inicios de esta década del siglo XXI. Eran vaticinios motivados por la inmediatez tecnológica, que no tenían en cuenta la fuerza de la tradición librera. Es decir, profecías de ignorantes atarantados por el avance de Internet, que asumían como destino final cuando en realidad no era más que un complemento a la naturaleza de un espacio destinado al intercambio del saber. La vigencia de las librerías no dependerá de su lazo con la tecnología, sino de la configuración moral de su librero de ocasión.

El lector, aquel que señaló en su momento Manguel como el que siente la pulsión de la lectura como si respirara, no solo busca información inmediata, sino una experiencia de privilegio: la de saberse que no está solo, sino acompañado de libreros con los que puede intercambiar opiniones e impresiones, y cómo no, también discutir. Porque esa es la esencia de la interacción: el festivo desacuerdo. Además, ya lo dijo Borges: “Entenderse es una miseria”.

G. Ruiz Ortega

Anuncios

Un pensamiento en “Vigencia de las librerías

  1. Dos amantes de libros frente a frente. Coincido con Manguel: al visitar una librería busco interactuar con el librero, conversar y estar atento a sus recomendaciones (es así como ha ido creciendo mi biblioteca), podemos compartir o no una opinión pero se trata de alguien que valora y conoce los libros. Es una de las razones por las que disfruto cada visita a Librería Sur.
    Solo para terminar: nada igualará al libro de papel, al sentir su cubierta y sus páginas en los dedos, el olor de la tinta o el olor a libro viejo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s