recomendaciones/reseñas

El año en que la civilización colapsó

Por: Martín Mac Kay

Eric Cline es un prestigioso arqueólogo e historiador norteamericano, especializado en las culturas del Mediterráneo Oriental. Su trabajo en el campo lo ha llevado a excavar desde la Grecia continental hasta Egipto, pasando por Creta y Chipre, hasta Israel y Jordania. Además de ser un docente con amplia experiencia, ha difundido sus trabajos gracias a una serie de publicaciones y documentales para la televisión, destacando aquellos sobre la arqueología bíblica y la Edad del Bronce.

En esta gama de intereses Cline nos ofrece su obra 1177 a.C. El año en que la civilización se derrumbó (Crítica, 2015), una investigación soberbia en lo que se refiere al análisis de la evidencia arqueológica de un tiempo nebuloso ocurrido hace tres milenios, cuando de manera imprevista, rápida y contundente las grandes civilizaciones mediterráneas de aquel momento, como lo fueron las de los griegos micénicos, hititas, egipcios y otros, colapsaron parcial o totalmente, iniciando lo que en ocasiones se denomina la Edad Oscura (1200 – 1000 a.C.).

Gracias a las evidencias encontradas en excavaciones arqueológicas, como la transcripción de registros escritos en fuentes griegas, anatolias, egipcias, levantinas y mesopotámicas, el autor define el colapso de las grandes culturas de la Edad del Bronce como una calamidad producto de diferentes variables combinadas increíblemente en un mismo lugar y momento. Cline nos describe la destrucción de las civilizaciones del bronce como una “Tormenta Perfecta” ocasionada por lo que él llama, la “teoría de la complejidad.”

Dicha “Tormenta” que fundamenta su teoría, se debió a la destrucción de grandes ciudades (centros del poder político e intercambio comercial) debido a terremotos que asolaron las costas orientales del Mediterráneo, tales son los casos de Hattusa y Micenas.

La falta de estos ejes de orden se combinó con cambios medioambientales que generaron catastróficas sequías y, por lo tanto, hambruna en pueblos que no tuvieron otra opción de migrar y ocupar de forma violenta regiones más ricas. Esta es la historia de los llamados “pueblos del mar”, hombres y mujeres provenientes de las islas del mar Egeo y quizá las grandes islas italianas (Córcega, Cerdeña y Sicilia) que arrasaron con las costas del Imperio Hitita y Egipto.

9788498929713

Todo este descontrol incitó no pocas revueltas internas (declive de población activa), también fragmentación del poder (posteriormente la descentralización del mismo) y por ende el hundimiento de la base económica que sostenía estos centros imperiales, es decir, el comercio a larga distancia bajo control estatal (el comercio en manos privadas comenzó a tener preponderancia). 

Cada una de las variables mencionadas por Cline solo fueron importantes debido a que funcionaron como un “efecto dominó”, el cual se debía a que el mundo de aquel entonces ya era producto y motor de un sistema “global”, en donde lo que ocurriera en uno de los participantes de dicho sistema afectaría indefectiblemente a los demás. Por ello, no existió una marcha atrás, ni un modo de recuperar a estas sociedades, las cuales desaparecieron o fueron afectadas de tal manera que su tiempo tenía las horas contadas. 

Quizá lo mejor que nos depara el trabajo de Cline es notar la constante similitud de la catástrofe de los tiempos del bronce, con la historia de la Humanidad a partir de la Revolución Industrial y la modernidad, en la que una civilización interconectada, sobre todo por una “economía global” corre el riesgo de peligrar por causas aparentemente insignificantes o lejanas. A su vez, Cline reflexiona acerca de lo que podríamos llamar lo positivo del desastre, ya que sin estos terribles hechos que acabaron con la Edad del Bronce hubiese sido imposible (¿o no?) la aparición de innovaciones fundamentales para la Humanidad como el alfabeto, el monoteísmo y la propia democracia.

Martín Mac Kay Fulle es arqueólogo egresado de la PUCP, con trabajos de campo en casi todo el país. Lleva más de 20 años en la docencia universitaria. En la Universidad de Lima se desempeña como profesor del Programa de EE.GG, dictando la cátedra de Arte y Cultura, Globalización y Realidad Nacional, así como Metodologías de la Investigación. Ha publicado sus investigaciones sobre el Perú Prehispánico en diferentes revistas científicas de Bolivia, Estados Unidos, México y Perú. Fue seleccionado entre los cinco finalistas en el concurso para mejor proyecto museográfico en el Encuentro de Profesionales de Museos de América, El Museo Reimaginado (Buenos Aires, 09/2015)

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s