Rescate/reseñas

Matsumoto excluyente

arton1232

No puedo negar la satisfacción que siento cada vez que descubro a un autor que me ofrece algo más que una buena experiencia literaria, cuya epifanía o sensación de asombro/revelación se mantiene aún tiempo después de su lectura. Por alguna extraña razón, razón comentada a mis amigos cercanos, llevaba tiempo cargando una barrera emocional con la literatura oriental, que me impedía apreciarla en la justicia que merece su tradición. De esta tradición he leído lo que se tiene que leer, conozco sus referentes históricos e inmediatos, pero jamás me ha generado ni una pequeña muestra de admiración. Y lo peor, esta barrera emocional también ganaba terreno también en el cine y las artes plásticas orientales.

O bien haría, para no sentirme menos, lo que sugería Musil: los libros que abren puertas no tienen hora de llegada.

Y eso fue lo que hice. Durante años esperé sin esperar el libro/película que me signifique una puerta de (re)ingreso a la tradición oriental sin depender del afán de conocimiento, sino que mi ingreso a ella vaya encausado en el placer estético pautado por el asombro.

Pues bien, tuve la suerte de que cayera en mis manos una novela del japonés Seicho Matsumoto (1909 – 1992), El expreso de Tokio. Confieso que me adentré en estas páginas a cuenta del género al que pertenece en principio, el policial (al respecto, todo texto policial siempre generará en mí una preferencia excluyente), además, también sirvió de motivación el hecho de que esta novela haya sido publicada por entregas entre 1957 y 1958, es decir, haciendo uso de los recursos del folletín decimonónico.

Al inició me pareció que estaría ante una novela de asunto/argumento, en la que se emplearía un lenguaje por demás funcional y con personajes configurados llamados a interactuar, como manda la principal ley novelística. Pero no. No fue así. Es cierto, esta novela de Matsumoto es un policial en todo sentido, pero es también mucho más y en esa extensión genérica adquiere las dimensiones de una novela que nos habla de la crisis existencial, producto de la soledad e inconformidad del hombre para con su mundo de entonces (posguerra), y cuyo eco podría rastrearse y verse potenciado en el hombre/mujer del mundo de hoy.

Matsumoto fue un trajinado periodista de calle, de esos que iban a reportear y no como se practica hoy: reporteando bajo la bendición de Google. Esto lo sentimos en los trazos descriptivos y en las características físicas de sus protagonistas, como el viejo zorro policía Jutaro Torigai, el subinspector policial Mihara, que van a la caza de las razones del suicidio de Kenichi Sayama, subdirector del ministerio X, y su acompañante, la camarera Toki. Los policiales se enfrentan en inicio a un suicidio en el que se usó cianuro potásico, pero el olfato de este par de sabuesos los lleva a indagar más allá de lo evidente. En este punto, los policiales exhiben y complementan su cualidad mayor: la especulación y en este ejercicio, en el que dudar es la sal, recrean en los indicios posibles situaciones que les permita entender lo que realmente ocurrió con Sayama y Toki.

Como todos los narradores, los maestros duchos específicamente, Matsumoto hace de lo imposible un asunto posible. Por ejemplo, cuando sus protagonistas comienzan a indagar en los tiempos de salida y llegada de los trenes de la estación de Kashii. Gracias a la experiencia de su oficio, los minutos y segundos de llegada y salida de los trenes se convierten en los protagonistas silentes de esta historia, al punto que el lector no puede resistirse ante la tentación de hacer uso de este método de la dupla Torigai-Mihara, porque en su aparente sinsentido vamos tejiendo lazos que nos transportan a la médula de la crisis interna de Sayama. Matsumoto hace partícipe al lector y este se entrega a la historia por medio de su espíritu corrosivo y retorcido. Matsumoto realiza una cirugía sin anestesia del infeliz Sayama. No hay secreto que valga: todos tenemos algo de Sayama o bien somos Sayama, solo que no lo queremos aceptar.

G. Ruiz Ortega

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s