noticias

Redel entrevistado

redel 2

 

Podemos conocer a un editor por los libros que edita. Es el objeto final lo que nos habla de su compromiso con el libro como tal. De las muchas editoriales independientes existentes a ambos lados del Atlántico, sin duda, Impedimenta es una de la que más se ha preocupado por ofrecernos objetos artísticos de valor, sin embargo, esa cualidad artística de la edición va de la mano con un catálogo contundente que ya viene formando a muchos lectores y escritores.

Editoriales como Impedimenta nos permite reforzar la esperanza de que no todo esté perdido en el mundo editorial, que no todo es mero comercio, puesto que sí se puede hacer empresa apostando por una mística, y en el caso de su responsable, Enrique Redel, esa mística no es otra que el amor genuino que muestra por la literatura.

Salimos a la búsqueda de Redel, tras los pasos de una entrevista que nos de luces de qué es lo que hay en la mente de este editor que con toda justicia viene construyendo un prestigio que agradecemos.

Como tenía que ser, en la revista Jot Down encontramos una  entrevista-río de Bárbara Ayusi a Redel. Una entrevista-río que nos pone en primer plano a este editor enfermo de literatura, para el bien de todos.

A continuación, tres preguntas de la entrevista-río:

Cuéntanos el origen del nombre de la editorial, que creo que tiene una historia.

Esto tiene que ver con casualidades. Hicimos un brainstorming con amigos, a los que luego no hice ni caso… Pero Impedimenta originalmente iba a ser el nombre de una colección de no ficción para lectores de ficción, y tenía que ver con que yo tenía un concepto de libro como algo que va contigo. Siempre voy cargado de libros, los muevo de un sitio a otro, de la editorial a casa, de casa a la editorial… Al principio se iba a llamar otra cosa, Malfi o Gretel o yo qué sé, pero no les convencía a mis distribuidores. Y entonces dije: Impedimenta. Porque impedimenta es la mochila que llevaban los romanos a la batalla, todo lo que portaban era imprescindible, y de suerte que si tiraban algo de lo que llevaban ahí era muy posible que murieran. Concibo la literatura como algo que va contigo a lo largo de la vida y que te marca, igual que la biografía o el oficio. Cuando mueres, tienes una selección de libros, y ese es tu retrato. Por eso pensaba en libros que durasen, libros que fuesen con uno y que le hiciesen incluso daño, a veces. Los libros que te llevas en las mudanzas son los libros buenos. Así que planteaba ese concepto de selección, de libro que va contigo. Y además como «impedimenta» tiene una especie de cariz negativo, de hacer que vayas más lento, me gusta que la gente me pregunte «y por qué narices le has llamado Impedimenta».

 Vuestra mentalidad es recuperar autores, no centrarse en autores noveles. Me imagino que aun así os llegan manuscritos igualmente, ¿los compartís con las otras editoriales?

 En primer lugar, hay una gran tragedia en la edición, y es que no tenemos tiempo para leer. No lo suficiente, no para discernir si lo que te mandan es bueno. Nosotros somos un tipo de editorial de las que se llaman «editoriales de rescate», al menos en cierta medida. Muchas veces las cosas que te mandan no te cuadran, porque nosotros estamos más especializados en literatura traducida que en literatura en castellano. Así que cuando nos llega un original que le puede interesar a otra editorial amiga les ponemos en contacto. Pienso que en el debe de cualquier editorial está, como dijo Jorge Herralde, encontrar autores de tu generación y de tu país que puedan ser gente potente. Y nosotros estamos en eso. Siempre editar a dos autores interesantes, como Fernando San Basilio o Jon Bilbao. Y eso queremos ir ampliándolo.

 ¿Es el deber de un editor fijarse más en los autores de su generación?

 Sí. Casi un deber. Porque sino es muy fácil, simplemente pensar «como ahora se lleva la narrativa erótica de Cincuenta Sombras de Grey, busquemos más narrativa erótica». Eso te puede dar un rédito económico, pero no es interesante. Lo que tienes que hacer es decir: «Me gusta la literatura anglosajona, escrita por mujeres en casas de campo» por ejemplo. Y tirar por ahí, porque es lo que nos gusta, aunque sea nuestra obligación ganar dinero también.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s