reseñas

Nuevas vistas y visitas al estridentismo

Por: Carlos E. Tupiño

Nuevas y visitas al estridentismo, editado por la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM), es un libro que trae nuevas luces sobre ese importante movimiento vanguardista que forma parte de la historia literaria y cultural de México y Latinoamérica, por los escritores, poetas y artistas plásticos que formaron parte de él.

El iniciador de las investigaciones sobre el estridentismo fue Luis Mario Schneider; estuvo dedicado a una labor infatigable como historiador, investigador y reconstructor de la historia de las letras mexicanas. Se puede asegurar que gran parte del material sobre el estridentismo que se conoce en la actualidad, ha sido producto de la labor realizada por el profesor Schneider.

El libro reúne ocho textos en los que se abordan diferentes aspectos del estridentismo. En el Prólogo, Daniar Chávez escribió: “Los textos que integran este libro tienen en común el interés por instaurar el diálogo en el tiempo y en la diversidad sobre las expresiones  literarias y artísticas del México de la primera mitad del siglo XX. Es una realidad que el estridentismo regresa con ímpetu y en él el lector y el crítico pueden leer a detalle los nuevos significados con los que se nos presenta la vieja vanguardia mexicana a la luz de los estudios literarios. Los autores aquí glosados son un claro ejemplo de cómo la investigación académica ha emprendido la reinterpretación de los signos y de los usos de una generación de artistas que sorprendió por la pluralidad de su discurso y por la naturalidad de su expresión artística.”

El primer texto que encuentra el lector es La revista Irradiador y la consolidación del estridentismo de Evodio Escalante, quien considera que la aparición de la mencionada publicación, en 1923, fue la consolidación del movimiento estridentista. En esas páginas dedica un detallado análisis del origen del estridentismo y de Irradiador, revista de la que solo apareció tres números y dejaron material suficiente que, hasta la fecha, es materia de análisis.

Cabe recordar que la existencia de la revista Irradiador estuvo en duda hasta hace poco tiempo, debido a que solo se conocía de nombre, pues no se había encontrado ningún ejemplar. Luego de ser hallados se publicó una edición facsimilar de los tres números.

Elisa Rashkin en Las aventuras de Panchito Chapopote y el estridentismo veracruzano, analiza la novela Panchito Chapopote. Retablo tropical o relación de un extraordinario sucedido de la heroica Veracruz, escrita por Jorge Icaza en 1927 en la ciudad de Xalapa, sede del movimiento estridentista en los años 1927 y 1928.

El trabajo realizado por Rashkin, permite ver el contexto político y social de esos años y abarca hasta décadas posteriores a esos sucesos en los que presenta los significados de las posibles relecturas de esa novela en la actualidad. La autora señala la presencia del estridentismo en una obra cuyo autor  fue un participante activo de ese movimiento vanguardista.

Germán List Arzubide, educador heterodoxo, escrito por Vicente Quirarte, presenta la faceta de educador que tuvo uno de los principales personajes del estridentismo. Dentro de la labor en favor de la educación, List Arzubide no estuvo solo. Se puede ver el desarrollo del teatro de títeres, dirigido a las familias, es especial a los niños; se presentaban funciones en las que los títeres daban consejos prácticos dirigidos a mejorar la salud, el aseo, el cuidado personal. Esta tarea fue posible a la colaboración de las familias de Germán Cueto, Alva de la Canal y otros.

Los niños fueron el centro de interés en la labor educativa: “La manera de concientizar al público infantil fue a través de las innovaciones técnicas de la época. Desde 1932, a través de un programa radiofónico que se transmitía tres veces a la semana, un autómata llamado Troka el poderoso, es creado por la imaginación de List.” (57). En esas páginas, el autor resalta el compromiso de List y de los estridentistas en esa tarea dirigida a la sociedad.

nuevas visitas

En Parodia de un crimen: lectura de “Un crimen provisional” de Arqueles Vela, Rodrigo Leonardo Trujillo-Lara se ocupa de la novela que, en 1926, escribió  uno de los principales personajes del estridentismo, a la que considera un “texto que plantea una parodia total de la literatura policiaca y que destaca por el diálogo que plantea Vela con ésta.” (65)

El autor, al mostrar las diferentes lecturas que se pueden hacer de las obras del estridentismo, da luces sobre la narrativa estridentista.

Silvia Pappe en La historia como manifiesto. Un breve ensayo sobre la distorsión, analiza los manifiestos que formaron parte del estridentismo y se centra especialmente en el libro El movimiento estridentista, escrito por Germán List Arzubide, publicado el 31 de diciembre de 1926: “[…] Es un texto tan provocador, performativo y autorreferencial como cualquiera de los manifiestos –sólo que predomina el tono narrativo, fingiendo una historia que no es, del todo, el tipo de historia que se solía y aún se suele escribir.” (85)

En 1967, List Arzubide publicó un segundo libro con el mismo título, también analizado por la autora.

En Variables expresivas en la plástica estridentista, Lydia Elizalde analiza los vínculos entre dos movimientos vanguardistas: el estridentismo de México con el futurismo de Italia. La autora hace mención de los manifiestos de los pintores futuristas y las propuestas plásticas de esos años, para luego ocuparse de la plástica estridentista. En estas páginas también están presentes los cuatro manifiestos estridentistas que repercutieron en la plástica mexicana, los nombres de los artistas que estuvieron vinculados al estridentismo y el análisis de los elementos que configuraron la producción plástica de esa vanguardia.

Marina Garone-Gravier en La tipografía estridentista: diseño que huele a modernidad y a dinamismo,  se remonta hasta los orígenes de la tipografía vanguardista en Europa, luego de la I Guerra Mundial y continúa hasta los años del movimiento estridentista y la publicación de manifiestos, libros y revistas. Sobre la tipografía estridentista señala que: “En su estrategia irruptiva, establece una nueva relación con el lector, al alterar el sistema de símbolos y códigos tradicionales, y emplear una serie de apuestas lingüísticas, creativas y visuales.” (112). Las páginas de la revista Irradiador son un ejemplo de la tipografía estridentista.

Vanguardias autóctonas: recordando a Luis Mario Schneider de Fernando Curiel, es el texto que cierra el libro y es un homenaje a la persona que se encargó de rescatar y reconstruir la historia del estridentismo.

Por la calidad de los textos incluidos en la edición, Nuevas vistas y visitas al estridentismo es un libro recomendable, para el estudio e investigación de esa vanguardia.

Bibliografía

Nuevas vistas y visitas al estridentismo. Daniar Chávez y Vicente Quirarte (coordinadores).

Universidad Autónoma del Estado de México, Toluca, Estado de México, 2014.

168 páginas.

Las citas textuales han sido tomadas del mencionado libro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s